Noticias

Últimas noticias sobre movimientos, demanda, inversiones, cargos, bancos, etc..

El Banco Central Europeo-BCE ha confirmado en una nota de prensa de hoy el cese de la impresión del billete de 500 euros a partir de finales de 2018, tal como se iba adelantando por diferentes medios desde hace semanas para preparar y tantear la reacción del público. El billete de 500 euros seguirá siendo de curso legal y seguirá siendo posible cambiarlo en las oficinas de los bancos centrales después de que se deje de imprimir.

La excusa del BCE ha sido la habitual cuando se intenta justificar reducir o eliminar el dinero en efectivo: “Se ha decidido dejar de producir de forma permanente el billete de 500 euros y excluirlo de la serie Europa, teniendo en cuenta la preocupación que existe de que este billete podría facilitar actividades ilícitas“.

El BCE ha cumplido con las las peticiones de los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea, quienes aconsejaron el pasado mes de febrero el fin de la emisión del billete de 500 euros como parte del gran plan de la represión financiera en la Eurozona con el argumento de combatir la financiación del terrorismo, ya que un billete de tan 500 euros es un método para realizar grandes transferencias sin dejar rastro.
(Fuente: Oroyfinanzas.com)

Mantener las apuestas alcistas en oro le está saliendo muy caro a los inversores más especulativos.

El coste de renovar los contratos de futuro sobre el metal precioso alcanzó a finales de mayo su máximo de los últimos seis años, según informa Bloomberg. Las posiciones sobre futuros con vencimiento en junio deben pagar 3,40 dólares extra por onza por cambiar esa posición a un contrato con vencimiento en agosto, más activo que el anterior. En febrero ese diferencial llegó a estar por debajo de los 0,50 dólares.

"El hecho de que los diferenciales se están moviendo al alza implica que existe un optimismo subyacente", explica un operador internacional. El 2 de mayo, el precio del futuro de junio del oro fijó un máximo de los últimos 15 meses, en 1.295 dólares por onza, ante las expectativas de que la Reserva Federal no subirá los tipos de interés a un ritmo tan rápido como el inicialmente previsto. Las apuestas alcistas sobre el oro de los gestores de fondos, aunque inferiores a las de las últimas semanas, siguen siendo muy elevadas: un 76% superiores a la media de los últimos cinco años, según cifras oficiales de EEUU.

Aunque el precio del contrato de junio del metal precioso ha caído el 6,5% desde el pico de mayo, el oro acumula una revalorización en lo que va de 2016 del 14%. Este es el mejor arranque de año en una década. A marzo, el oro fue el mejor activo del mundo.

Ayer, el futuro de junio se situó en 1.209 dólares por onza tras una caída del 0,17%, mientras que en el mercado de contado, el metal precioso cedió ese mismo porcentaje, hasta los 1,210 dólares.

Fuente:Diario expansión

El gurú de Wall Street George Soros percibe señales de incertidumbre económica mundial y se desprende de acciones para refugiarse en el oro, según informa hoy The Wall Street Journal.

Las decisiones de Soros, de 85 años, siempre son vistas con gran interés en los mercados bursátiles de Nueva York, porque pueden llegar a indicar por dónde deben moverse las empresas que invierten en Wall Street y en otras plazas financieras.

Según el diario, que cita fuentes conocedoras de los movimientos de Soros, el multimillonario tiene un papel activo en la gestión financiera después de una larga temporada de mantenerse al margen para dedicarse a actividades filantrópicas.

Las angustias económicas que afectan a China, la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea y la crisis migratoria en Europa son señales que, a juicio de Soros, provocan dudas sobre la economía global.

La noticia se publica mientras Wall Street está en una racha de ganancias y el S&P 500, el indicador bursátil preferido por muchos fondos de inversión, está cerca de llegar a su marca histórica de 2.130 puntos, alcanzada en mayo del año pasado.

El diario, en su principal nota de portada de hoy, sostiene que la empresa financiera de Soros, que maneja unos 30.000 millones de dólares, recientemente ha vendido acciones y ha comprado oro y acciones de compañías mineras dedicadas a ese metal precioso.

El oro, que siempre es visto como refugio en momentos de turbulencias económicas, está en torno a los 1.265 dólares la onza y en lo que va de año ha subido un 19% en su valor.

Fuente:Diario Expansión

En julio de 2016, el Banco Central de Rusia sumó 7,3 toneladas de oro a sus reservas de oro. Una cantidad moderada si la comparamos con las 15 toneladas de media al mes añadidas a sus reservas de oro, en los dos últimos años. Las compras de oro del banco central ruso son las más bajas de estos años y coinciden con el parón de nuevas compras de oro protagonizados por el Banco Central de China en mayo, junio y julio 2016. Las reservas de oro rusas han aumentado a un total de 1.506,1 toneladas en julio de este año. El Banco Central de Rusia sumó 6.700.000 onzas troy de oro (208 toneladas) a sus reservas de oro en 2015.

En abril de 2016, Rusia sumó 500.000 onzas de oro (15,55 toneladas) y en los meses anteriores de febrero y marzo sumó 24,88 toneladas a sus reservas de oro. En enero, Rusia compró 700.000 onzas (21 toneladas).
Por: OroyFinanzas.com

El Banco Central de China (People’s Bank of China-PBoC) ha comprado 170.000 nuevas onzas de oro (unas 5,3 toneladas) en julio de 2016, llegando a un total de 58,79 millones de onzas o 1.828,6 toneladas para sus reservas de oro. En junio de 2016, el People’s Bank of China aumentó sus reservas de oro hasta las 58,62 milliones de onzas (1.823 toneladas) desde el nivel anterior de 58,14 milliones de onzas registrado en mayo. A pesar de los nuevos picos del precio del oro, con un 29% de subida desde principios de año, los chinos siguen acumulando nuevas reservas de oro.

En mayo de 2016 China sorprendió al mercado al no comprar por primera vez en 10 meses nuevas reservas de oro. Según el Fondo Monetario Internacional-FMI China y Rusia están liderando la demanda de oro para sus reservas, acaparando con el 85% de las compras realizadas por los bancos centrales en los dos últimos años.

En junio de 2015, China anunció que sus reservas de oro habían aumentado en 604 toneladas desde 2009. En julio, compró 19,4 tonelada; en agosto, 16,15 toneladas; en septiembre, 15 toneladas; en octubre, 14 toneladas; en noviembre, 21 toneladas; en diciembre, 19 toneladas y en enero 2016, 16 toneladas de oro. En febrero de 2016 compró 9,5 toneladas, en marzo 9,02 y en abril 11 toneladas. China es el quinto país con las reservas de oro más importantes del mundo.

El Banco Central de China ha comprado de enero a marzo de 2016, 35,1 toneladas para sus reservas de oro. En la segunda mitad de 2015 China compró 103,9 toneladas de oro.

En los últimos 16 meses las reservas de oro chinas han alcanzado las 1.800 toneladas y las reservas de oro rusas las 1.460 toneladas.
Por: OroyFinanzas.com

¿Podria el precio del oro aumentar en un 500% replicando los años setenta?
Que el precio de un activo -como el oro- pueda aumentar un 500% es algo altamente especulativo. Sin embargo, en la historia del mercado del oro ha habido momentos en los que la cotización del oro aumentó drásticamente, como en los 70 del siglo pasado. En 1971 el precio del oro se fijaba por el Sistema Monetario Internacional de Bretton Woods y se situaba en 35 dólares por onza. Al final de esa década la cotización del oro acabó con un récord de 850 dólares por onza. Eso es una subida del 2.300% en apenas 10 años. Para los inversores en bolsa los años 70 fueron una década perdida, con mucha volatilidad y retornos planos.

El mundo no se acabó en los años 70 pero una inflación de dos digitos, la crisis del precio del petróleo, un dólar débil y la inestabilidad política existente crearon mucha tensión en los mercados. Con el aumento del miedo y la incertidumbre, los inversores compraron más oro y hacia finales de los 70 fueron deshaciendo las posiciones. Los últimos años han creado un entorno similar al de los años 70 para el mercado del oro:

La crisis de confianza de los años 70 y la crisis actual

Los problemas económicos específicos de Occidente de los años 70 de inflación, recesión y la crisis del petróleo son diferentes a los problemas actuales. Pero hay similitudes entre aquellos años y la actualidad. En 1979 el presidente de EE.UU., Jimmy Carter, hablaba de una “crisis de confianza” en el Gobierno y en el futuro. Esa crisis de confianza se trasladó al mismo presidente, en parte por la crisis de Irán, perdiendo las elecciones presidenciales contra Ronald Reagan en 1980.

El eslogan de Regan en campaña era: “Make America Great Again” (Hagamos a América grande de nuevo en español), el mismo eslogan que utiliza Donald Trump para canalizar la insatisfacción y ansiedad popular. La crisis de confianza actual es global y se extiende desde Washington a Londres -insertamos a Madrid aquí por cortesía-, Berlin o Beijing. La crisis de confianza de los 70 llegó a un punto máximo en 1979 que coincidió con precios máximos del oro. En la actualidad podríamos encontrarnos en un entorno similar para el futuro.

El fracaso de las políticas monetarias de los bancos centrales

Cuando EE.UU. decidió unilateralmente deshacer el sistema del patrón oro de Bretton Woods, en agosto 1971, la Reserva Federal-Fed, el Banco Central de EE.UU., asumió un papel de más peso para gestionar la economía de EE.UU. La Fed seguía una línea de pensamiento económico Keynesiana, nombrada así por el economista británico John Maynard Keynes, que defendía que una mayor oferta de dinero aumentaría el empleo y el crecimiento económico.

Cuando el desempleo se aceleró en los años 70 la Fed y otros bancos centrales repondieron aumentando la oferta de dinero, pero no funcionó. El mundo cayó en una “estaflación”, es decir, una combinación de una economía estancada con una inflación creciente. Así que, para controlar la inflación, los bancos centrales aumentaron los tipos de interés. En 1971 el tipo de interés de referencia de la Fed, el Fed fund rate, estaba por debajo del 4%. A finales de la década se situaba en un 13%.

En la actualidad llevamos siete años bajo un experimento de los bancos centrales que no parece dar frutos reales para la población, aparte de hacer más ricos a los más ricos. El mundo sufre de una falta de crecimiento económico, no siendo la inflación un problema todavía, sino más bien la caída de los precios que se conoce como deflación. Para combatir la deflación los banqueros centrales han aumentado de forma agresiva la oferta monetaria y han bajado a mínimos históricos los tipos de interés, ayudando así a las economías sobre endeudadas de sus gobiernos.

Algunos países incluso tienen una política de tipos de interés negativos (NIRP – negative interest rate policy), “pagando” tipos negativos para los depósitos de los bancos comerciales de sus países, extendiendo estos tipos negativos para la deuda pública de los emisores gubernamentales.

En este entorno, con un bono que genera tipos negativos logra que la posesión de oro físico sea mucho más atractivo aunque no de interés.

Patrones similares para el precio del oro

Todos los mercados financieros tienen una dinámica de subidas y bajadas que se suele repetir en unos patrones a lo largo de muchos años.

En los 70 el precio del oro subió desde los 35 dólares por onza en 1971 a máximos de 180 dólares en a finales de 1974. Desde ahí la cotización del oro bajó casi un 40% hasta 110 dólares, en agosto de 1976. Desde este punto, el precio del oro alcanzó su máximo anterior en junio 1978 y, desde ahí, realizó una subida casi parabólica, subiendo hasta los 850 dólares en enero 1980.

El precio del oro actual podría ser comparado con este mismo patrón de los años 70.

1970s: De 35 dólares en 1971 a 180 dólares en 1974 (414% de subida)
En la actualidad: 280 dólares en 2000 a 1.888 en agosto 2011 (574% de subida)

1970s: Correción de 1974-76 de 197 dólares a 110 dólares (44% de caída)
En la actualidad: Corrección de 2011-15 de 1.888 dólares a 1.056 dólares (44% de caída)

El precio del oro está en la actualidad un 26% por encima del precio más bajo de 2015. Esto equivale al precio del oro de noviembre de 1976 con 132 dólares. Si el precio del oro repite el patrón de los 70 podría llegar a 6.800 dólares en los próximos tres a cuatro años.

Comparativa del precio del oro de los años 70 y 2000

Comparativa del precio del oro de los años 70 y 2000

En el mercado actual, el precio del oro alcanzó los 1.188 dólares en agosto 2011, pero cayó hasta los 1.056 dólares en noviembre 2015. ¿Es posible que el precio de noviembre de 2015 haya sido el suelo del precio del oro para la corrección que se observa desde 2011?

Para que la cotización del oro suba como en los años 70 debería entrar en una fase de recalentamiento similar a la conocida manía de los tulipanes de siglo XVII, las acciones de Internet en el año 2000 o las acciones chinas el año pasado.

En 1979, una segunda crisis del precio del petróleo, tras años de inflación en los precios de la energía, en combinación con la inestabilidad política, empujó a los inversores a una gran subida final de pánico que llevó a los precios máximos del oro de enero 1980.

¿Es probable que se repita este escenario? Probablemente no, pero el entorno es favorable.

Algunos de nuestros artículos relacionado con la temática del precio del oro de los setenta:

Comparativa de la evolución del precio del oro en los periodos 1970 a 1980 y 2001 a 2023

Lecciones del precio del oro en los años setenta
© OroyFinanzas.com

En enero de 2017, el Banco Central de Rusia compró 31,104 toneladas (1.000.000 onzas) de oro para sus reservas oficiales. En diciembre de 2016, el Banco Central de Rusia no sumó nuevas compras de oro y en noviembre compró 31,10 toneladas. El mes anterior Rusia realizó la compra más grande de nuevas reservas de oro desde 1998 con 40, 44 toneladas. Entre enero y diciembre de 2016, el banco central ruso incorporó 199,062 nuevas toneladas (6,4 millones de onzas de oro) para sus reservas de oro. Las reservas de oro rusas han aumentado a un total de 1645,374 toneladas (52,9 millones de onzas) en 2016. En 2015, el Banco Central de Rusia sumó 6.700.000 onzas troy de oro (208 toneladas) a sus reservas de oro.

Alemania llevará la mitad de sus reservas de oro a casa para finales de 2017.
El Banco Central de Alemania, el Bundesbank, ha dado a conocer que va a repatriar sus reservas de oro mucho antes de la fecha prevista inicialmente de 2020. La fecha de 2020 fue muy criticada en círculos especializados en oro al no explicarse los expertos cómo podía tardar tanto tiempo repatriar las reservas de oro. Alemania tiene 3.378 toneladas de oro (valoradas en 120.000 millones de euros) y, hasta la fecha, ha repatriado 583 toneladas desde Nueva York (oro almacenado con la Reserva Federal de Nueva York) y París.

Kirguistán quiere que cada uno de sus ciudadanos tenga al menos 100 gramos de oro.
Kirguistán está recomendado desde su banco central a sus 6 millones de ciudadanos pasar sus ahorros del su ganado al oro físico con el objetivo de que cada uno de los ciudadanos de Kirguistán tenga al menos 100 gramos (3,5 onzas)

China vendió 20 toneladas de oro en diciembre de 2016 y compró 6,91 en enero de 2017.
El Banco Central de China (People’s Bank of China-PBoC) compró 6,91 toneladas de oro (222.000 onzas) en enero de 2017 alcanzando sus reservas totales de oro las 1.828,355 toneladas. En noviembre de 2016 China no compró oro, pero sobre todo es interesante resaltar que vendió 20 toneladas en diciembre de 2016. En 2016 China compró un total de 80,203 toneladas de oro. Según el Fondo Monetario Internacional-FMI China y Rusia están liderando la demanda de oro para sus reservas, acaparando con el 85% de las compras realizadas por los bancos centrales en los dos últimos años.

En enero 2016 China compró 16 toneladas de oro. En febrero de 2016 compró 9,5 toneladas, en marzo 9,02 y en abril 11 toneladas y en mayo no compraron. En junio de 2016, el People’s Bank of China aumentó sus reservas de oro hasta las 58,62 millones de onzas (1.823 toneladas) desde el nivel anterior de 58,14 millones de onzas registrado en mayo. En julio, agosto y septiembre sumó también 5 toneladas cada mes. En octubre de 2016 compró 130.000 nuevas onzas de oro (unas 4,04 toneladas), en noviembre no compraron y en diciembre vendieron 20 toneladas.

Los chinos siguen acumulando nuevas reservas de oro pero a un ritmo más lento al que estábamos acostumbrados. En cambio los rusos compraron 199 toneladas de oro en 2016.
(fuente oroyfinanzas.com)

(OroyFinanzas.com) – El precio del oro ha alcanzado máximos de los últimos 5 meses en 2017. La cotización del oro llegó a $1.290.40 la onza. El pasado mes de noviembre el precio del oro llegó a $1.295.42. Algunos analistas han apuntado a la creciente inestabilidad geopolítica en Siria, Turquía y Corea del Norte, aunque tensiones similares en Oriente Medio y Ucrania en los últimos años no afectaron al precio del oro al alza.

Las elecciones presidenciales en Francia del próximo 23 de abril también ofrecen un cierto nivel de incertidumbre según otros analistas. Los analistas técnicos ven posible una cambio de tendencia del precio del oro si consigue superar los $1.300 y mantenerse por encima de ese nivel.

El precio de la plata al mismo tiempo se ha mantenido en los $18,50 tras alcanzar los máximos de los últimos cinco meses con $18,649.

Es un entorno muy difícil para hacer ninguna valoración sobre las posibles tendencias de la cotización del oro en el corto plazo. Otro de los factores que podrían afectar la evolución del precio del oro son los tipos de referencia de la Fed (el Banco Central de EE.UU.) que parece estar decidido a subir tipos al menos tres veces a lo largo de 2017.

Las importaciones de oro a la India aumentan en 2017 por la prohibición de algunos billetes
Enero a marzo de 2017 ha sido el trimestre en el que más oro se ha importado a la India desde 2013. En este primer trimestre de 2017 se han importado 230 toneladas de oro y se estima que sólo en el mes de marzo se han importado 100 toneladas. Las importaciones de oro han aumentado drásticamente después del anuncio del gobierno indio de demonetización de una serie de billetes de curso legal.(Fuente:OroyFinanzas)

Las reservas de divisas de Venezuela en mínimos de 15 años y la posible venta de su oro.
Hace dos años el gobierno de Venezuela organizó su primera operación para prestar oro por dólares (un swap de oro) con Citigroup convirtiendo 1,4 millones de onzas de oro en 1.ooo millones de dólares y así dar un respiro a la colapsada economía venezolana. La razón de solicitar un préstamo sobre el oro, vez de venderlo, fue para prevenir protestas de la oposición ante las ventas de las reservas nacionales.(fuente Oro y Finanzas.com)

El Banco Central de Rusia compró 24,882 toneladas de oro en marzo de 2017

(OroyFinanzas.com) – En marzo de 2017, el Banco Central de Rusia compró 24,822 toneladas (800.000 onzas) de oro para sus reservas oficiales. En febrero de 2017, el 17% de sus reservas oficiales de divisas eran en oro . Las reservas de oro rusas han aumentado a un total de 1.679,687 toneladas (54 millones de onzas) a fecha de marzo de 2017. En los últimos 12 meses Rusia ha comprado 5 veces más nuevas reservas de oro que China (218 toneladas vs. 45).
En enero de 2017, Rusia compró 1.000.000 onzas (31,104 toneladas), en febrero 300.000 onzas (9,33 toneladas) y en marzo 800.000 onzas (24,822 toneladas).

Entre enero y diciembre de 2016, el banco central ruso incorporó 199,062 nuevas toneladas (6,4 millones de onzas de oro) para sus reservas de oro.

En enero de 2016, Rusia compró 700.000 onzas (21,77 toneladas), en febrero 300.000 onzas (9,33 toneladas), en marzo 500.000 onzas (15,55 toneladas), en abril 500.000 onzas de oro (15,55 toneladas), en mayo 100.000 onzas (3,11 toneladas), en junio 600.000 onzas (18,66 toneladas), en julio 200.000 onzas (6,22 toneladas), en agosto 700.000 onzas (21,77 toneladas) y en septiembre 500.000 onzas (15,55 toneladas). En octubre de 2016 se realizó la compra récord de 40,44 toneladas con 1 millón de onzas. En noviembre de 2016 compraron 31,10 toneladas de oro. En diciembre de 2016, el Banco Central de Rusia no sumó nuevas compras de oro.

En 2015, el Banco Central de Rusia sumó 6.700.000 onzas troy de oro (208 toneladas) a sus reservas de oro.

Los inversores que quieren especular en el mercado del oro no necesitan el oro físico al suponer un coste adicional en almacenamiento y la liquidez es relativa al mercado y el formato del oro. Los especuladores aprovechan sobre todos instrumentos financieros para operar en el mercado del oro. Para eso utilizan ETF’s, fondos de inversión, certificados de depósitos o derivados que se postulan como la manera más fácil de invertir en el metal dorado sin necesidad de tenerlos físicamente. Los derivados financieros suelen ser algunos de los productos financieros más interesantes para los especuladores debido a su liquidez, aunque no tan conocidos como el resto.

Los derivados son activos financieros que fijan su valor de cotización en base al valor de otro activo, llamado ‘activo subyacente’, y en nuestro caso sería la onza de oro. Alguna de sus características son:
◾Requiere una inversión inicial pequeña según el instrumento que se utilice
◾Siempre se liquidará en una fecha futura.

Existen muchos tipos de derivados dependiendo del activo subyacente al que esté replicando. Los utilizados para invertir en oro son:

Futuros. Es un acuerdo por el cual los inversores se comprometen a la compra o venta del activo en una fecha determinada futura, y a un precio ya establecido. La caracterísitica más importante del trading de futuros es que opera únicamente en mercados organizados, eliminando el riesgo de contrapartida en la operación. Esto es gracias a una Cámara de Compensación encargada de organizar el mercado.

Un inversor puede situarse en dos posiciones a la hora de contratar un futuro, una posición larga (vendiendo) o corta (comprando futuros).

Forwards. Tienen una metodología muy parecida a los Futuros, pero los Forward operan en mercados OTC.

Los mercados ‘over-the-counter’ (OTC) son mercados extrabursátiles en los que el derivado se negocia directamente entre las dos partes, esto hace que el producto pueda ser personalizado entre comprador y vendedor. El inversor debe poner especial énfasis en las particularidades que presenta cada operación.

Hay que estar atento a los vencimientos en estos tipos de instrumentos financieros ya que nos podrían exigir la adquisición física del oro. Esto en la práctica no suele ocurrir porque se obliga al inversor a liquidar días antes del vencimiento. Si por el contrario queremos mantener posiciones, podemos vender los futuros en oro y comprar otros con mayor vencimiento.

Opciones. En este caso el inversor tiene el derecho, pero no la obligación, de ejercer la compra del activo a un precio fijado. Así el inversor sólo la ejercerá cuando el precio sea favorable. Esto hace que el producto fije un límite en sus pérdidas, siendo la prima de emisión, pero con la posibilidad de beneficios ilimitados. Aunque esto hace que a menor riesgo, menor es la rentabilidad.

Contrato por diferencia (CFD). En inglés ‘Contract for difference’ es un contrato por el que se intercambia la diferencia del precio en la apertura y cierre del contrato de un activo subyacente, oro en nuestro caso. Los CFD’s operan únicamente en mercados OTC.

A vencimiento, el inversor cobrará o abonará la diferencia de valor del activo subyacente. Si la diferencia es positiva, el proveedor del CFD pagaría al inversor; si esta es negativa, será el inversor quien, al contrario, pagaría al proveedor en este caso. A simple vista parece una inversión convencional, aunque con la diferencia de que el cliente nunca llega a adquirir el oro físico en si mismo.

Un informe elaborado por ESMA (European Securities and Markets Authority) incida corretamente que la complejidad de estos productos es alta, y la no adecuación para todos los inversores. La volatilidad del mercado de valores, junto con el apalancamiento adicional de la inversión, pueden dar lugar a amplias variaciones en la inversión global que muchos especuladores no saben valorar.

Como en cualquier inversión física o financiera la clave está en conocer el funcionamiento del producto.
.

© OroyFinanzas.com

Según el Deutsche Bank, la tradicional concepción de que las divisas de los países más desarrollados sólo se ven afectadas por cuestiones económicas a diferencia de las de entornos menos desarrollados que también sufren por cuestiones políticas podría estar cambiando.

Si nos fijamos en el índice del dólar estadounidense observamos una caída cercana al 11% -comparada contra una cesta de divisas similares- desde la toma de posesión del presidente estadounidense Donald Trump. Actualmente está en su nivel más bajo desde enero de 2015.

Por otro lado, el euro, ha estado subiendo desde abril de 2017, y ahora está en su nivel más alto desde enero de 2015, situándose en un cambio de 1,2 frente al dólar la semana pasada, aunque desde entonces ha bajado esta correlación.

Estas dos circunstancias invitan –según un estudio del Deutsche Bank Asset Management- a poner la atención sobre las fechas y acontecimientos políticos acaecidos en este tiempo para poder así buscar una explicación. Y, de ahí, ver en las elecciones de Estados Unidos y Francia como detonadores de un nuevo devenir en el comportamiento de estas dos monedas. “Estas fechas son importantes porque sugieren, que por una vez, los movimientos de divisas no se basan ni en la economía, ni en el diferencial de los tipos de interés”. El triunfo de Trump en los EE.UU. y Macron en Francia, han podido cambiar la percepción de los inversores sobre el futuro de estas dos divisas, sobre todo la que rige en Europa.

El argumento del equipo del Deutsche Bank viene a desmontar la percepción generalizada de que las monedas de los mercados desarrollados -como el dólar o el euro-, responden exclusivamente a los datos económicos y a las decisiones adoptadas en materia de política monetaria mientras que las monedas de los mercados emergentes suelen ser percibidas por los inversionistas como mucho más susceptibles a padecer eventos políticos. Y además de señalar lo sucedido con el dólar y el euro, también toman como ejemplo lo sucedido con la libra esterlina y los vaivenes padecidos por la moneda británica, Brexit mediante. Es decir, las monedas de los mercados desarrollados parece que ahora también son sensibles a los acontecimientos políticos y que la solvencia en los mercados desarrollados –como solía ser la fortaleza de las instituciones- ya no pueden darse por sentados.

Este nuevo argumento ya se esbozó en un reciente informe titulado “Un punto de vista sobre el aumento de los riesgos políticos” firmado por Moritz Kraemer de S & P Global. En el texto, se puede leer su percepción de que “ya no será posible separar a las economías avanzadas de los mercados emergentes en base a unos sistemas políticos con superiores niveles de estabilidad, eficiencia y previsibilidad de las políticas y de las instituciones políticas”. Así que de confirmarse la posibilidad expuesta, asistiríamos a un cambio monumental en la actual percepción que tenemos de los mercados más desarrollados y por ende, de la fortaleza de sus divisas.
.

Fuente: OroyFinanzas.com

Japón establece medidas aeroportuarias para luchar contra la importación ilegal de oro de contrabando.

Por iniciativa del Ministerio de Hacienda, los aeropuertos nipones con mucho tráfico internacional incorporarán nuevos y sofisticados sistemas de detección de metales con el objetivo de frenar el incipiente contrabando de oro detectado en los últimos meses

El contrabando de oro en Japón ha aumentado significativamente desde abril de 2014. En esa fecha, las autoridades niponas aprobaron elevar el impuesto al consumo aplicable al oro un 3%. De esta forma el gravamen impositivo se situaba en el 8%, subiendo tres puntos porcentuales desde el 5% en el que estaba fijado con anterioridad. Esta medida ha generado un lucrativo negocio relacionado con la importación ilegal de oro porque, como mínimo, proporciona una ganancia del 8% a los traficantes que se arriesgan a introducir el metal de contrabando en el país. Un dinero obtenido ilegalmente que además, deja de ser ingresado por la Hacienda Pública y no se contabiliza en las cuentas públicas del país.

Hasta ahora, los sospechosos de realizar contrabando eran registrados por los funcionarios de aduanas con detectores de metales de mano pero este procedimiento está congestionando los tiempos medios de movilidad de todos los viajeros que visitan Japón cada año. Así que en breve, cambiaran los procedimientos con la instalación de nuevas puertas de detección de metales para agilizar los tiempos y detectar mejor a los contrabandistas. La medida también afectará a los puertos marítimos, sobre todo en aquellos que suelen ser utilizados como escala en cruceros de ultaramar.

En Japón se contabilizaron 294 casos de contrabando de oro en los 12 meses anteriores a junio de 2016, lo que viene a suponer un aumento del 70% anual. En muchos de estos casos, los contrabandistas escondían el oro dentro de sus propios cuerpos, logrando así evitar las medidas ordinarias establecidas. Los nuevos instrumentos de detención de metales darán mejor respuesta a estos procedimientos y en principio no afectarán a todos los viajeros y turistas, sólo a los sospechosos habituales.
.

Fuente: OroyFinanzas.com

El mercado de los lingotes de oro de entrega física perdió la semana pasada un 2,6% en el precio, registrando así la mayor caída semanal desde el pasado mes de mayo.

Es septiembre, el oro llegó a tocar su máximo anual pero desde entonces no ha seguido con esa misma tendencia. Las causas de este comportamiento desde entonces se atribuyen a diversos motivos. El más recientes es que los inversores apuestan por una próxima subida de los tipos de interés en los EE.UU. en su próxima reunión prevista para los días 12 y 13 de diciembre. De confirmarse los pronósticos, sería la tercera subida del año y señalaría una tendencia alcista del dólar que siempre reduce el atractivo del oro porque es bien sabido que los lingotes de oro físico no generan intereses.

Si además añadimos el reciente anuncio sobre una nueva reforma fiscal impulsada por la Casa Blanca o los positivos datos de empleo registrados el pasado mes de noviembre, tenemos algunos otros argumentos que se esgrimen para explicar lo que está sucediendo en el mercado del oro. En noviembre los datos de empleo se cifraron en 228.000, por encima de los 195,000 estimados. La tasa de desempleo se mantuvo estable aunque los salarios aumentaron menos de lo esperado. “Este informe proporciona luz verde para una subida de los tipos de interés por parte de la Fed en diciembre y es probable que respalde un aumento en las previsiones de las subidas de los tipos que deberán tener lugar en 2018”, señala al respectod Jason Schenker, presidente de Prestige Economics LLC en Austin.

Así que el fortalecimiento del dólar estadounidense, derivado de estos datos, medidas y creencias, se refleja de forma inversa en el precio del oro que de tocar máximos de un año en septiembre registró la semana pasada la mayor caída en la venta de lingotes de entrega inmediata desde mayo. El repunte en el precio del oro se estanca este trimestre al tiempo que los mercados bursátiles alcanzan niveles récord y la Reserva Federal estadounidense refuerza su política monetaria fortaleciendo al dólar. Para el economista Barnabas Gan, “el papel del oro como refugio seguro y reserva de valor se ve muy disminuido en este punto” porque cree que el mercado da por buena la subida de los tipos. Y en este sentido, cree que los inversores son optimistas con el futuro del dólar.
.

© OroyFinanzas.com

(OroyFinanzas.com) – China lidera el consumo mundial de oro en el tercer trimestre del año con la adquisición de 64,3 toneladas de oro.

Hace unos días escribíamos sobre cómo la demanda de oro en la India caía un 25% en este mismo periodo del tercer trimestre de 2017. Según el informe del World Gold Council (WGC), las medidas legislativas adoptadas por el gobierno indio para frenar el consumo de oro en el país, es la principal causa de este repentino parón en el consumo. Sin ir más lejos, los meses de abril y agosto de este año, las importaciones de oro registradas se multiplicaron por tres, comparado al mismo periodo del 2016, y representaron nada menos que 15.000 millones de dólares que se dejan notar con fuerza en el déficit comercial del país.

Sin embargo, China –líder en la producción y consumo de oro en el planeta- continúa con su tónica habitual en este mismo periodo de tiempo. Según World Gold Council hay un resurgimiento en la demanda del oro en el país, que ha aumentado un 57% respecto al mismo periodo del año anterior. Para el director general de WGC en China, Wang Lixin, existen dos cambios significativos en esta tendencia alcista de las compras en China. Por un lado, el creciente número de consumidores jóvenes que se incorporan al mercado y, por otro, las crecientes ventas que se están registrando por internet. Así lo manifiesta Lixin que observa esta dinámica “en los consumidores más jóvenes, especialmente interesado en productos de oro de 18 quilates” y sobre todo “en el crecimiento espectacular” en las ventas on-line, sobre todo, “desde el segundo trimestre del año”. John Reade, jefe de estrategia de mercado del WGC es de la misma opinión y señala que los “millennials” tratan el oro de manera diferente en comparación con sus padres y abuelos, porqque “les gusta comprar productos con más elementos de diseño” y han desarrollado “un gusto especial por los productos de 18 quilates en lugar del oro más pesado y puro”.

De hecho, estos hábitos cambiantes en lo que compran y en cómo compran los más jóvenes se ha reflejado en la oferta de los propios fabricantes que se han adecuado a estas nuevas demandas para mantener el crecimiento. Reade destaca que ahora los fabricantes están reforzando el concepto de “marca, mejorando los diseños para modernizarlos y también impulsando las ventas por internet”. En este mismo sentido, Wang apunta que la industria de la joyería china ha incorporado programas informáticos para diseñar ahora piezas “no sólo oro de 18 quilates, sino también productos de oro de 24 quilates” con el objetivo de lograr mejores diseños y más personales.

El análisis de algunos datos de ambos mercados y la evolución de los mismos abre la puerta a que algunos analistas estén llegando a esta conclusión

Larry McDonald, jefe de macroestrategia en ACG Analytics es de los que piensan que la ruptura de una tendencia clave en el mercado de oro podría tener un responsable llamado Bitcoin. Para el analista, que el ETF Market Vectors Gold Miners Index (GDX) haya caído casi un 15 por ciento desde sus máximos de septiembre, mientras que el oro se encuentre a los niveles bajos registrados a finales de julio es una circunstancia “rara” que merece la pena ser tenida en cuenta. “En los últimos dos años, cada vez que bajaron los rendimientos, y esta semana bajaron, el oro subió y casi siempre ha habido una correlación del 82 por ciento entre el oro y los bonos”. Sin embargo, esta semana, por primera vez, “esa correlación se ha roto y creo que tiene algo que ver con el bitcoin”.

Y esto puede ser sólo el comienzo de una tendencia negativa para el mercado del oro, derivado del rápido crecimiento que esta experimentando el ecosistema de las criptomonedas en general y bitcoin en particular. “Si se suman todas las criptomonedas y el oro líquido que hay en el mercado en este momento, las criptomonedas en la capitalización bursátil ahora representan el 23 por ciento del oro comerciable líquido” y esta circunstancia representa “un aumento de 2 o 3 por ciento respecto a hace un año”. La conclusión del analista es que definitivamente, “las criptomonedas se están comiendo el oro”. De hecho, mientras que el oro ha caído más del 2 por ciento en el último mes, Bitcoin ha logrado duplicar su valor es ese mismo espacio de tiempo.

Además estamos asistiendo a circunstancias nuevas en todo este ecosistema criptoeconómico, como el reciente lanzamiento de los contratos de futuros de bitcoin. Y también puede ser clave para la evolución de uno y otro mercado, en un futuro próximo, y en un sentido u otro. Con los primeros contratos emitidos en la CBOE, el bitcoin continuó su tendencia alcista y se cotizó cerca de los $ 16.800 mientras que el oro, seguía cerca de sus mínimos de julio. Pero Phillip Streible, estratega senior de mercado de RJO Futures, expone otra posibilidad en sentido opuesto y a su vez determinante y clave para el futuro del oro. “Si de repente vemos que los futuros de bitcoins entran en una caída libre y colapsan, el oro se beneficiará” y los inversores regresarán al oro como inversión segura, y “almacén de valor”. Así que aguardaremos a la siguiente fecha clave que no es otra que el próximo 18 de diciembre, cuando el El Chicago Mercantile Exchange (CME Group), la mayor institución en el mercado de derivados del mundo lancé también sus contratos de futuros de bitcoin.
.

© OroyFinanzas.com